los tratados ARP – pequeños pero efectivos

De 1887 a 1891 la organización produjo millones de ejemplares de un tratado conocido como Arp Slip, Arp’s Joy o el tratado Arp. Este pequeño tratado era súmamente efectivo para convencer a la gente de leer los libros de Charles T. Russell, en particular el tomo 1 de la serie Estudios de las Escrituras, conocido en ese entonces como Millennial Dawn o The Plan of the Ages1, y fue diseñado para repartirse afuera de las iglesias los domingos, así como para incluirse en cartas, y dentro de cualquier otro paquete que enviaran los lectores de la Zion’s Watch Tower a amigos, familiares, etc.2

Para diciembre de 1887, a dos meses de su publicación original, se habían impreso más de 100 mil ejemplares, y se tenía la meta de llegar a imprimir un millón de ellos.3 Dos meses después, en febrero de 1888 la TORRE mencionó lo siguiente:

 “Al ver los buenos resultados obtenidos con los tratados que se han distribuido, nos hemos propuesto inundar el país con ellos. Ordene todos los que pueda usar. Trabaje mientras sea llamado día, ya que la noche viene en la que ningún hombre puede trabajar”.4

Existen muchas experiencias que demuestran el efecto que estos tratados tenían, como es la de S. O. Blunden, quien salió un domingo a distribuir los tratados afuera de una iglesia en Harrisburgh, Pennsilvania. Los líderes de la iglesia se pusieron furiosos, y dos de ellos amenazaron a Blunden con hacerlo arrestar. Blunden ignoró sus amenazas y prosiguió con su actividad. Uno de los líderes lo tomó por el cuello para tratar de arrastrarlo fuera, pero el hermano Blunden continuó distribuyendo los tratados y advirtió al hombre que, si no lo soltaba, él podía ser quien lo hiciera arrestar. El hombre entonces se colocó entre Blunden y la gente y pidió a las personas que no recibieran los tratados, sin éxito. Al no poder detener a Blunden, mandó a una persona a la oficina de policía para que trajeran a un oficial y arrestara al hermano, argumentando que había un hombre “impidiéndole a la gente ir a la iglesia”. El policía acudió y detuvo al hermano Blunden, para después llevarlo a la comisaría. Ahí, sin un juicio ni audiencia, le impusieron una fianza de 100 dólares para dejarlo salir libre. El hermano Blunden expresó su felicidad por haber experimentado algo similar a lo que les ocurrió a Pedro y a Juan en Hechos 4:1-21.5

 Otro hermano reportó: “Los tratados Arp han sido repartidos ampliamente en esta localidad y […] han causado una gran confusión. Las iglesias nominales nos están denunciando, y han advertido especialmente a sus congregaciones que no permitan que ni siquiera un pedacito de papel de ningún tipo que provenga de nosotros entre en sus casas, y han advertido a sus niños que no lean nada de esto. Pero eso solo nos estimula a redoblar nuestros esfuerzos, y ya hemos empezado a ver los frutos de nuestra labor”.6

Un joven metodista, después de leer el tratado comenzó a llorar de emoción, compró el libro El Plan de las Edades, y dijo que no podía creer las doctrinas enseñadas por la iglesia nominal, como la condenación universal y el tormento eterno. Muchos otros tuvieron experiencias semejantes. 7

Algunos tenían sus propias técnicas para distribuirlos:

“He descubierto que es un buen plan dejarlos en los asientos en las salas de espera del ferrocarril. He visto que los pasajeros los leen detenidamente, y después los doblan y los ponen en sus bolsillos, lo que muestra, creo yo, que están interesados”.8

Algunos incluso los distribuían de casa en casa, y volvían unos días después para hacer la revisita en la que ofrecían el Plan de las Edades.9

Pero, ¿qué eran exactamente los Arp Slips? ¿Cuál era su contenido?

Los Arp Slips eran pequeños tratados de una sola hoja que medían 7 cm de ancho por 34 cm de largo (2 ¾ × 13 ½ pulgadas). Por el frente contenían los comentarios de Bill Arp acerca de el libro El Plan Divino de las Edades, (de ahí el nombre de tratados Arp) y por la parte de atrás el poema “The Minister’s Daughter” (La hija del ministro) de John Greenleaf Whittier. Hubo varias versiones con ligeras modificaciones en el texto que acompañaba a los comentarios de Arp. A continuación, les dejo una foto de uno de estos tratados:

En español dice:

“Que cada hombre lea, estudie y se consuele, ya que todos somos prisioneros de la esperanza”

EL GOZO DE “BILL ARP”
DESPUÉS DE LEER
LA AURORA DEL MILENIO
EL
“PLAN DE LAS EDADES”
ALIMENTO Y CONSUELO PARA TODOS LOS PENSADORES

LEA SUS COMENTARIOS,
[De el Atlanta Constitution]

Una amable dama me ha enviado un libro de 350 páginas llamado “La Aurora del Milenio”, publicado por la Tower Publishing Co., en Pittsburgh, Pa., el cual, creo yo, despertará al mundo pensante. Veo que su distribución supera ya los veinticinco mil ejemplares. Es imposible leer este libro sin amar al escritor y considerar su maravillosa solución a los grandes misterios que nos han atormentado toda nuestra vida. Difícilmente hay una familia que no haya perdido a alguien amado que haya muerto fuera de la Iglesia – fuera del plan de salvación, y, si el Calvinismo fuera verdad, fuera de toda esperanza y dentro del tormento eterno y la desesperación. Ocultamos nuestros sentimientos y nos volteamos para no ver la horrible escena. No nos atrevemos a negar la fe de nuestros padres, y sin embargo, ¿puede ser posible que la buena madre y su hijo rebelde sean para siempre separados?, ¿Para siempre jamás?

Yo creo que es la rigidez de esas enseñanzas lo que hace a los ateos, infieles y escépticos – hace a los cristianos infelices y hace bajar sus canas con pena a la tumba – ¡un hijo perdido, un alma perdida!

Veamos cuántas almas perdidas hay. Los geógrafos estiman la población mundial en la actualidad en mil cuatrocientos millones, de los cuales solo ciento dieciséis millones son cristianos, – es decir, los que viven en países cristianos. De estos, solo dieciséis millones son miembros adultos de la iglesia; y de estos, alrededor de un millón no andan tras la carne, sino tras el espíritu. Opinan que esa es una hermosa escena. Solo un millón de verdaderamente buenos, piadosos cristianos en todo el mundo, y mil trescientos noventa y nueve millones que han sido destinados a la condenación eterna. Añada a esas cifras ciento cuarenta y dos mil millones, que ya han vivido y muerto en el pasado, y, si todos estos son condenados, parece que el plan de Dios para la salvación es un miserable fracaso. Él lleva a un alma a la gloria mientras que Satanás captura a miles.

Este maravilloso libro enseña que el juicio está por venir – que todos van a levantarse de entre los muertos cuando Cristo venga, que Él va a ofrecer Su salvación a toda la gente; no solo a los vivos, sino a quienes resucite de entre los muertos. Su reino será apoyado por los santos y por gente buena en todos lados, y la madre tendrá otra oportunidad de recuperar al hijo rebelde y traerlo hacia el reino. Este maravilloso libro no hace aseveraciones que no estén bien sustentadas por las Escrituras. Está construido piedra sobre piedra, y sobre cada piedra está un texto, y así se convierte en una pirámide del amor, la misericordia, y la sabiduría de Dios. El autor no niega ni pone en duda nada de la Biblia, más bien, lanza un diluvio de luz sobre muchos textos, el cual parece descubrir sus más oscuros y escondidos significados.  Veo que los editores de los principales diarios, y muchos ministros ortodoxos de diferentes denominaciones lo han endosado y han aceptado esta nueva y consoladora luz que ha caído sobre la interpretación del libro de Dios. Que todo hombre lea y estudie y se consuele, ya que todos somos prisioneros de la esperanza. Esta es una era de pensamiento avanzado, y se piensa ahora más que nunca antes, el hombre se atreve a pensar ahora. Luz – más luz, es la consigna.

BILL ARP

Otra versión del tratado contiene los comentarios abreviados de Arp, y a continuación comentarios de otras personas elogiando el libro. Todos tienen al final información publicitaria sobre cómo conseguir el tomo. A continuación les dejo otras dos versiones por el frente y por atrás:

Así que, como vemos, el tratado básicamente contenía los comentarios de Bill Arp recomendando el Plan de las Edades. El objetivo era despertar el apetito por leer la publicación. Este era el tipo de tratados que Russell prefería utilizar, y no un tratado que explicara en muy breves líneas un tema bíblico. La razón es que él pensaba que un tema bíblico explicado en breves palabras no tenía el poder de convencer a alguien de cambiar su creencia, en cambio, un tratadito como el Arp Slip, podía animar a esa persona a leer una publicación más profunda como el Plan de las Edades, y entonces, este sí podría ayudarlos a aceptar la verdad.10

¿Quién era Bill Arp?

El Mayor Charles Henry Smith, mejor conocido por su sobrenombre “Bill Arp”, nació en Gwinnett County, Georgia en 1826 y fue un personaje muy influyente en el sur de Estados Unidos. Tuvo varios puestos gubernamentales pero su faceta más conocida fue como escritor, humorista y conferencista. Era un líder de opinión muy respetado y era editor adjunto del diario The Atanta Constitution.

“Una mujer” (más adelante sabrán por qué pongo entre comillas esto) de Allegheny le hizo llegar una copia del tomo 1 de los Estudios de las Escrituras, y este quedó tan fascinado con lo que leyó, que decidió publicar una columna al respecto en el Atlanta Constitution. Esta se imprimió en el número del 24 de julio de 1887, el cual les muestro a continuación:

El texto completo de la columna original dice en español:

EL MILENIO
Arp complacido con un libro que ha estado leyendo,
QUE HABLA DE LA VENIDA DE CRISTO.
Cuando la paz reinará en la Tierra por mil años – algunas extrañas y asombrosas cifras.

Muchos me han escrito para saber dónde se pueden conseguir los panfletos de Baxter sobre el milenio, a lo que debo responder públicamente que no lo sé – tampoco sé quién me lo mandó ni desde dónde fue enviado. Un viejo amigo me pidió que se lo enviara y se lo mandé. Lo que sí sé es que no se trata una interpretación ordinaria de las profecías y que contiene muchos maravillosos y asombrosos hechos. Pero una amable dama me ha enviado un libro de 350 páginas llamado “La Aurora del Milenio”, por Charles T. Russell, publicado por la Tower Publishing Co., en Pittsburgh, Pa., el cual es mucho más abarcador, y, creo yo, despertará al mundo pensante. Viene en cubierta de papel y supongo que no cuesta más de 50 centavos. Veo que su distribución supera ya los veinticinco mil ejemplares. Es imposible leer este libro sin amar al escritor y considerar su maravillosa solución a los grandes misterios que nos han atormentado toda nuestra vida. Difícilmente hay una familia que no haya perdido a alguien amado que haya muerto fuera de la Iglesia – fuera del plan de salvación, y, si el Calvinismo fuera verdad, fuera de toda esperanza y dentro del tormento eterno y la desesperación. Ocultamos nuestros sentimientos y nos volteamos para no ver la horrible escena. No nos atrevemos a negar la fe de nuestros padres, y sin embargo, ¿puede ser posible que la buena madre y su hijo rebelde sean para siempre separados? ¿Para siempre jamás?

Yo creo que es la rigidez de esas enseñanzas lo que hace a los ateos, infieles y escépticos – hace a los cristianos infelices y hace bajar sus canas con pena a la tumba – un hijo perdido, un alma perdida.

Veamos cuántas almas perdidas hay. Los geógrafos estiman la población mundial en la actualidad en mil cuatrocientos millones, de los cuales solo ciento dieciséis millones son cristianos, es decir, los que viven en países cristianos. De estos, solo dieciséis millones son miembros adultos de la iglesia; y de estos, alrededor de un millón no andan tras la carne, sino tras el espíritu. Dicen que esa es una hermosa escena. Solo un millón de verdaderamente buenos, piadosos cristianos en todo el mundo, y mil trescientos noventa y nueve millones que han sido destinados a la condenación eterna. Añada a esas cifras ciento cuarenta y dos mil millones, que ya han vivido y muerto en el pasado, y, si todos estos son condenados, parece que el plan de Dios para la salvación es un miserable fracaso. Él lleva a un alma a la gloria mientras que Satanás captura a miles.

Este maravilloso libro enseña que el juicio está por venir – que todos van a levantarse de entre los muertos cuando Cristo venga, y que Él viene pronto – muy pronto, en solo unos cuantos años, y va a reinar sobre la Tierra por mil años, y va a ofrecer Su salvación a toda la gente; no solo a los vivos, sino a quienes resucite de entre los muertos. Su reino será apoyado por los santos y por gente buena en todos lados, y la madre tendrá otra oportunidad de recuperar al hijo rebelde y traerlo hacia el reino. Este maravilloso libro no hace aseveraciones que no estén bien sustentadas por las Escrituras. Está construido piedra sobre piedra, y sobre cada piedra está un texto, y así se convierte en una pirámide del amor, la misericordia, y la sabiduría de Dios. El autor no niega ni pone en duda nada de la Biblia, más bien lanza un diluvio de luz sobre muchos textos el cual parece descubrir sus más oscuros y escondidos significados. Veo que los editores de los principales diarios, y muchos ministros ortodoxos de diferentes denominaciones lo han endosado y han aceptado esta nueva y consoladora luz que ha caído sobre la interpretación del libro de Dios. Por lo tanto, que todo hombre lea y estudie y se consuele, ya que todos somos prisioneros de la esperanza. Esta es una era de pensamiento avanzado, y se piensa ahora más que nunca antes, el hombre se atreve a pensar ahora. Luz – más luz, es la consigna.

Pero tenemos mucho que hacer además de pensar acerca del milenio. Éste puede estar a cien años o puede estar tan solo a unos pocos años. Baxter menciona que se ha cometido un error de unos cien años en el número de años que los jueces de Israel reinaron y  que todos los expertos en cronología modernos lo admiten, de manera que este es en realidad el año 1987 en lugar de 1887, y que los 6000 años desde la creación de Adán casi han pasado. Pero tenemos mucho que hacer y no debemos estar vendiendo o fabricando mantos blancos, ya que no iremos al cielo incluso si el milenio de hecho viene. Jesucristo va a descender acá abajo y poner en marcha su Reino, y nosotros vamos a tener que vivir y trabajar bajo un gobierno en el que ni una sola mancha va a interrumpir la armonía de la sociedad, ni un solo pensamiento amargo ni una palabra ruda, ni un dolor ni un sufrimiento, ni ninguna decadencia, ni ningún miedo a ella. La forma y naturaleza humana serán perfectas en su belleza, y – aún siendo humanos – ahora serán de una sobresaliente hermosura. ¿No sería glorioso vivir en un tiempo así y no morir nunca, sin dolor de muelas, o dolor de espalda, o reumatismo constante? Sin mangas vacías ni muletas ni anteojos ni calvicie; sin disputas sobre la carretera estatal y los convictos y la prohibición y el pago de los miembros del jurado. Porque, si la cuenta del Sr. Baxter es correcta, la asamblea general no necesita arrendar la carretera estatal por más de diez años, ya que será administrada por un nuevo régimen, y ningún hombre tendrá más privilegios que otro. Todo hombre tendrá su porción de trabajo. Sé que para algunos esto será duro, pero se acostumbrarán. El dinero no definirá a un hombre, tampoco su pedigree, todos tendrán que trabajar por el bien común. El Sr. Russell dice que la tierra tendrá espacio abundante para los 250 mil millones que han muerto, y los mil quinientos millones que ahora viven, y que todos podrían caber dentro de los límites de Irlanda, con dos pies cuadrados de espacio para cada quien. La tierra aumentará su producción y el desierto florecerá como la rosa, y habrá torrentes de agua en la región árida y fuentes en el desierto. Con la ayuda y el poder de un rey así, reconozco que todos podríamos llevarnos bien si fuésemos merecedores. Pero si el tiempo está muy cerca, nuestra gente debería de irse acostumbrando a ciertas cosas. El rico y el tacaño deberían empezar a repartir algo gradualmente, el malicioso y el buscapleitos deberían empezar a cultivar las virtudes del amor y la caridad. El flojo debería levantarse y trabajar un poco. Los blancos deberían dejar de hacer trampas y los negros dejar de robar, porque será muy difícil dejar de hacerlo repentinamente. Sería lo mejor que todos viviéramos la vida como si supiéramos que el milenio viene muy pronto, sea que este venga o no. Que todos tengamos nuestras lámparas recortadas y encendidas.

BILL ARP

De esta columna se tomaron los comentarios que llegaron a conformar el Arp Slip, los cuales ayudaron a que muchas personas se acercaran a la verdad, y en muchos casos, se hicieran estudiantes de la Biblia.

Al parecer, Bill Arp no adoptó la fe que tanto admiraba, ya que su funeral se llevó a cabo en la Iglesia Presbiteriana, y fue oficiado por el reverendo T. J. Christian, de la iglesia Metodista.11

Su uso y promoción

Parte inferior de la primera edición.

El Arp Slip se envió por primera vez a los suscriptores de la Zion’s Watch Tower gratis como suplemento del número de octubre de 1887. En el número siguiente, se dio la explicación y las recomendaciones sobre cómo usar el tratado:

“Los ARP SLIPS”, de los cuales les hemos enviado muestras en el último número de la TORRE, parecen tener la aprobación general. Una hermana ampliamente interesada expresa el deseo de que estos tratados puedan ser distribuidos generalmente entre los cristianos, creyendo que estos despertarán nuevos pensamientos en muchas mentes, y los llevarán a estudiar el plan de Dios de nuevo, y así servirán como una cuña que permita dejar entrar nueva luz. Ella piensa que un plan excelente sería, distribuir estos tratados los domingos, a los asistentes a la iglesia, ya sea al entrar o al salir después del servicio. Ella dona cincuenta dólares para pagar por la impresión y envío de los mismos. Para ser usados así, la suma se aplicará a algún estado, dejando que los editores decidan cuál.

Creemos que este es un plan excelente. Si se hace bastante popular puede significar una buena removida, lanzando agua fría [verdad] sobre las “enseñanzas del infierno de fuego”. Los ministros y oficiantes en las iglesias, sin duda intentarán usar artes y amenazas para detener a aquellos que se embarquen en esta cruzada, pero, ya que los Slips son gratuitos, y las banquetas públicas, y el tratado es religioso – llamando la atención al evangelio genuino, buenas noticias, no hay motivo para tener vergüenza o temor. En vista de que se nos ha dejado a nosotros la decisión, y como “la caridad empieza en casa”, – La hermana es de Pennsylvania – aplicaremos la donación al estado de Pennsylvania, y en consecuencia invitamos a todos los amigos de la causa en Penn’a., a enviar sus órdenes por tántos como puedan usar de acuerdo con el plan mencionado. Muchos pueden servir a la causa que amamos, de esta manera, que no puedan predicar de otra forma. Lleven un niño o niña para que les ayuden, donde las congregaciones sean grandes. Los cincuenta dólares  servirán para imprimir y enviar muchísimos, ya que ahora tenemos placas para imprimir a partir de ellas.

La oferta mencionada no impide que los lectores utilicen los tratados de forma menos extravagante entre sus amigos, incluyéndolos en sus cartas, etc, etc. Ordenen con libertad; los tenemos en paquetes de una libra, media libra, cuarto de onzas y dos onzas. Ordene todos los que juiciosamente pueda usar GRATIS.12

Esto generó por supuesto mucho interés y empezaron a llegar pedidos de todo el estado de Pennsylvania. Pero por supuesto, los lectores de otros estados no quisieron quedarse atrás. Para el siguiente mes la TORRE anunciaba que un hermano de apellido Weber había donado 40 dólares para distribuir estos tratados en Maryland y West Virginia,13 y al mes siguiente llegaría otra donación para el estado de Ohio14. El éxito fue tan grande que tan solo un mes después, en febrero de 1888, Russell decidió utilizar el dinero del TOWER TRACT FUND para imprimir suficientes tratados con el objetivo inundar el país completo, y así ocurrió.15

Además de producir el tratado como hoja suelta, se imprimió en periódicos de todo el país, incluyendo, además de los comentarios de Arp, la “respuesta” de la “Sra. Lemuels”, como se puede ver en este recorte de periódico del Miami Republican16:

Los comentarios de la “Sra. C. B. Lemuels” dicen:

Las verdades mostradas en la obra mencionada arriba me han beneficiado tanto, han abierto tanto mis ojos al gran, justo, amoroso, y sabio plan de Dios, y así abierto la Biblia para mi, que junto con otros que han leído y han sido llevados a ver, he decidido gastar todos los medios y fuerzas que poseo en pasar esta copa de refrescante verdad a otras almas sedientas. Con este fin estoy prestando este libro, con envío prepagado, a todo el que prometa leerlo cuidadosamente y pagar el envío de regreso. Los comentarios de arriba vinieron de manera voluntaria e inesperada de la pluma del Sr. Arp después de leer el libro, que fue enviado por mí, y se asemeja a cientos de cartas de personas en toda estación de la vida. Deseo que todo hombre y mujer inteligente y pensador lea el libro, porque, como “Arp” ciertamente dice, “Es imposible leer este libro sin amar al autor [Sin duda alguna, a través del escritor, el Autor real del plan explicado es Dios], y sopesar su maravillosa solución a los grandes misterios que nos han atormentado toda nuestra vida”.

Sra. C. B. Lemuels,

Allegheny, Pa.

Durante 1888, aparecieron en muchos periódicos de los Estados Unidos estos anuncios firmados por C. B. Lemuels ofreciendo prestar los libros a todo el que estuviera interesado, y muchas personas se acercaron a los estudiantes de la Biblia gracias a esto, pero…

¿Quién era C. B. Lemuels?

Por esos años había muchas mujeres muy devotas que estaban dispuestas a darlo todo con el fin de dar a conocer el mensaje de los estudiantes de la Biblia, y muchas de ellas en épocas posteriores así lo hicieron, como es el notable caso de Gertrude Seibert o de las hermanas perseguidas en 1918, pero, la realidad es que la señora C. B. Lemuels no era una de ellas, de hecho, C. B. Lemuels nunca existió. Se trataba de un personaje creado por C. T. Russell, que representaría a su esposa María, para atraer a más personas a su mensaje. El mismo Russell lo explicó en 1894:

No hubo nada de malo en el uso del nombre; más bien, al contrario, se logró mucho bien. Muchos lectores recordarán haber visto los anuncios de la Sra. C. B. Lemuels en diferentes periódicos por todo Estados Unidos, ofreciendo dar en préstamo sin costo un libro que le sería de mucha ayuda a los escépticos honestos e infieles. Muchos de ustedes aprendieron la verdad de esa manera. El libro era el Plan de las Edades – DAWN Vol. 1, y el nombre de la Sra. Lemuels representaba a la Sra. Russell. Yo pensé que el asunto sería mejor recibido de una dama que de un caballero. Pude haber utilizado el nombre de la Sra Russell, o el nombre de alguna otra hermana, pero eso hubiera resultado en una confusión de cartas que no hubiera sido conveniente. Además, trato de hacer mi propio nombre lo menos prominente posible. Esto lo podrán notar en todo lo que he publicado – Los tratados O. T. (Teología Antigua), los DAWNS, etc.

El nombre Lemuel viene del hebreo y significa Hijo de Dios. La letra inicial C, significa Cristo, y la B., before (antes o ante); así que el nombre completo significa, un hijo de Dios, ante Cristo. Yo consideré el uso del nombre con un buen propósito todo el tiempo, y no como un engaño, en el sentido apropiado de ese término; ya que no haría ninguna diferencia para la parte bendecida si el instrumento de su bendición tuviera el nombre de Smith, Brown, Lemuels o Russell. De hecho, nuestro Señor ha sido conocido por una variedad de nombres, además del nombre Jesús, dado por el ángel. Él también es llamado Emmanuel, el Hijo del Hombre, el Redentor, el Buen Pastor, Señor de Gloria, Príncipe de Paz, Príncipe de Vida, la Palabra de Dios, el Cordero de Dios, el Solo Uno, el Rey de Israel, Piedra Viviente, la Vid Verdadera, Maravilloso, Consejero, Salvador, Mediador, el Amen, el Alfa y la Omega, el Segundo Adán, el Mesías. Nuestro Señor y los apóstoles y los profetas, no pensaron que era un engaño aplicar estos variados nombres y títulos, ni yo lo creo. Si hubiera usado el nombre con un propósito incorrecto, la entera transacción hubiera sido pecaminosa; pero ya que fue utilizado con un buen propósito, la entera transacción es apropiada. Muchos escritores eminentes de la prensa cubren su identidad bajo un nombre de pluma, y lo hacen sin ser reprochados.17

¿Tratado Arp en español?

Los comentarios de Bill Arp se utilizaron como publicidad en varias publicaciones, por ejemplo en algunos números de los tratados Old Theology, en las páginas finales de los tomos de Estudios de las Escrituras, entre otros. El tratado Arp en su totalidad se tradujo al alemán en su formato de tratado, pero se tradujo también a otros idiomas en forma de publicidad incluida en libros.

Parte de los comentarios de Bill Arp que formaron parte del tratado se tradujeron al español y se incluyeron como página publicitaria al final del libro La Aurora del Milenio, en su primera edición de 1908. A continuación, les dejo esta hoja publicitaria:

Un detalle curioso es que en las ediciones del Arp Slip que aparecieron al final de libros, como esta en español, las iniciales de Smith vienen como “C.T.” lo cual es un error, sus iniciales reales son C. H., tal vez la persona que lo tecleó estaba tan acostumbrado a escribir C. T. por C. T. Russell, que su memoria muscular lo traicionó, y así se imprimió en todas las páginas publicitarias.

¿Qué pasó con el Arp Slip?

En noviembre de 1891, la TORRE anunció que estaba en planes un nuevo tratado pequeño que sustituiría al Arp Slip, y aparentemente así fue, ya que esa es la última mención que se hace en sus páginas sobre esta pequeña, pero muy poderoso herramienta de predicación.

NOTAS y BIBLIOGRAFÍA

  1. Con el tiempo conforme salieron los demás tomos de la serie, el título cambió a The Divine Plan of the Ages, y la serie completa se conoció como Millennial Dawn, y posteriormente el nombre de la serie se cambió a Studies in the Scriptures (Estudios de las Escrituras)
  2. ZWT 11/1887 p. 1
  3. ZWT 12/1887 p. 8
  4. ZWT 2/1888 p. 1
  5. ZWT 3/1888 p. 2 Extracts From Interesting Letters
  6. ZWT 5/1888 p. 2 Extracts From Interesting Letters
  7. ZWT 9/1888 p. 8 Extracts From Interesting Letters
  8. Ibid
  9. ZWT 12/1888 p. 8 A Suggestion to the Reapers
  10. ZWT 6/1888 p. 1 About Tracts
  11. The Atlanta Constitution, Aug 27, 1903, p3
  12. ZWTw 11/1887 p. 1
  13. ZWT 12/1887 p. 8 ARP Slips for W. VA. And MD.
  14. ZWT 1/1888 p. 8 Extracts From Interesting Letters
  15. ZWT 2/1888 p. 1 More Arp Slips
  16. The Miami Republican, Jul 6, 1888, p. 3
  17. ZWT 1894 4/25 pp. 35-54 Brother Bryan’s Grievances

Gracias a Moses G. y Kris M. por proveer fotos de los tratados originales.

One Comment

  1. Douglas Alvarado (Costa Rica)
    31 diciembre, 2020
    Reply

    Al igual que el joven gobernante rico tenía aprecio por la verdad pero, no hizo el sacrificio de dar el paso de la dedicación y seguir a Cristo, el señor Smith (Bill Arp) no dedicó su vida a Dios, en unión con los Estudiantes de la Biblia. Lástima. Habrá que esperar el Milenio del que él comentó, para saber si tendrá la oportunidad de apoyar el Reino y recibir la vida verdadera. Excelente artículo. Muchas gracias. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *