Reseña del libro Faith on the March publicada en Despertad!

En el número de Despertad! del 22 de julio de 1957 se publicó una reseña del libro “Faith on the March” de A. H. Macmillan. Este libro es hoy muy popular y se puede conseguir también en español. Les dejo la mencionada reseña. Primero pongo los scans originales, y debajo el texto.

Repaso de Faith on the March

“Soy un anciano de pelo cano, en mi octogésimo año de vida, al ponerme a contarle estos hechos.

“Durante casi sesenta años he estado asociado con un movimiento que hoy atrae atención mundial en una escala que continuamente se ensancha. Es un movimiento religioso que ha parecido nuevo y reciente a millones de personas, un movimiento que ha sido combatido con todo medio por las religiones dominantes de este mundo, un movimiento que ha sido presentado en falsos colores, perseguido, maldecido y condenado; se ha orado al Dios del cielo en contra de él, y ha estado sujeto a ataques por chusmas, a entredichos, confiscación y proscripciones; se ha visto obligado a operar secretamente debido a la acción de dictadores nazistas, fascistas y comunistas, y todo esto bajo la influencia de líderes religiosos, pues todos ellos juntos han tomado las armas contra este solo movimiento.”

Estas palabras sirven de introducción para un registro muy emocionante de datos sobre el grupo llamado “testigos de Jehová.” Muchos consideran la expansión de este movimiento casi como un fenómeno moderno. ¿Sabe usted quiénes son? ¿por qué han recibido oposición y han

sido encarcelados? ¿qué contribución tienen para la sociedad? ¿qué esperan lograr? Si usted no lo sabe, usted puede enterarse, pues este grupo excepcional es el tema de un nuevo libro en inglés, Faith on the March (La fe en marcha), escrito por A. H. Macmillan y publicado por la Prentice-Hall, Inc., de Englewood Cliffs, Nueva Jersey, y se halla en existencia en las librerías de los Estados Unidos y el Canadá.

El tema del libro rápidamente se hace patente al leer los párrafos introductorios, citados antes. Es un relato de paso rápido y ameno de una de las religiones que con mayor rapidez ha crecido en los tiempos modernos. Es un registro por una persona que ha sido testigo presencial de la fe que impelió la vida de los hombres que vivieron a través del desarrollo de este movimiento. Es un relato vivo de la fe que impulsó a estos hombres a ‘dejar atrás todo’ y a buscar y hallar un “nuevo modo de vivir” semejante al de los primeros discípulos de Jesús. Su pesquisa por la verdad, el darse cuenta de que tenían la comisión de predicar ese mensaje de verdad al mundo, sus pruebas y oposición, su perseverancia y triunfo—ésa es la historia de Faith on the March.

Entremezclado con anécdotas estimulantes—y a veces humorísticas—el relato presenta una vista esclarecedora y estimulante de los testigos de Jehová. El autor hace una descripción vivida de los tres presidentes de la Sociedad Watch Tówer Bible and Tract, C. T. Rússell, su sucesor J. F. Rútherford, y el hombre que ahora sirve en ese puesto, N. H. Knorr. Él dice cómo han sido y son estos hombres y sus compañeros que han vivido a través del desarrollo de este movimiento. Este cuadro se despliega, no tanto en palabras descriptivas, sino en los hechos de los hombres mismos, efectuados ante obstáculos aparentemente insuperables. Se muestra en la manera progresiva de ver el ministerio que tenían ellos y en que rechazaron comprometer sus principios por obtener lo que les conviniera. La manera en que se ha hecho frente a estos problemas y en que han sido vencidos sirve de fondo vivo a este relato sumamente emocionante de una “fe en marcha.”

Una admisión interesante y que sin embargo sirve de amonestación significativa para los “mofadores” se encuentra en las observaciones del autor tocante al año 1914. Mucha esperanza se había cifrado en este año y en los sucesos que se esperaba se efectuarían en ese tiempo. Proclamado por The Watch Tower durante muchos años como la fecha del fin del mundo, ¿qué sucedió en realidad? Comentando acerca de este período crítico el autor hace la observación:

“Si hubo alguna duda en nuestra mente antes de 1914 tocante a que Jehová Dios estaba dirigiendo los asuntos de la Sociedad Watch Tówer, los sucesos que comenzaron ese año han disipado completamente tales dudas. Dice un adagio antiguo: ‘La esperanza retardada hace enfermar el corazón; mas el deseo cumplido es árbol de vida.’ Así ha resultado para nosotros.

“En vez de que nuestra organización desapareciera a causa de que algunas cosas esperadas no se realizaron, aquellos de nosotros que no habíamos recibido el entendimiento más claro posible de las cosas buscamos ponernos en terreno firme en cuanto a conocimiento espiritual, nos acercamos a las Escrituras con la actitud del que humildemente busca la dirección de Dios, para determinar nuestro error, y continuamos avanzando en conocimiento y entendimiento de los propósitos de Dios. Puesto que nuestra esperanza estaba basada en algo real, permaneció firme e inmovible. Esta ha sido una lección bien aprendida. . . .

“En nuestro esfuerzo por discernir el significado de la profecía bíblica antes de que los esperados sucesos hubieran acontecido en realidad, reconozco que se hicieron algunas expresiones públicas que en parte eran inexactas. Pero cuando estos detalles menores no se realizaron, el más importante cumplimiento mayor que aconteció en realidad fue enteramente pasado por alto por aquellos que no tenían plena fe en la Palabra de Dios. En vez de considerar el creciente número de hechos, de sucesos reales, que se estaban amontonando en todo el mundo de día en día desde 1914 como prueba innegable de lo correcto que era la fecha señalada que había sido publicada por The Watch Tower desde 1879, los mofadores se apoderaron de algunos puntos menores de los escritos de Rússell para ridiculizar y mofarse. . . .

“¿Qué han revelado los sucesos desde 1914? ¿Muestran que estuvimos justificados en nuestra predicación persistente llevada a cabo durante décadas antes de 1914 tocante a que un tiempo de gran dificultad había de comenzar en ese año? Aparte de la pregunta en cuanto a cuánto tiempo había de durar ese período de la más grande dificultad, ¿cuáles son los hechos desde el comienzo de la I Guerra Mundial en el verano de 1914?”

En los siguientes párrafos del libro, los comentarios hechos por prominentes observadores en cuanto a que el año 1914 marcó un punto decisivo en la historia deben dar lugar a que las personas consideren el asunto seriamente.

La crítica y el denuesto verbal fueron las menores pruebas con que se tropezó el movimiento. La muerte del amado pastor Rússell puso de relieve un serio punto en cuestión. Surgió inmediatamente la pregunta de si esta organización estaba desarrollada alrededor de un hombre, en cuanto a si permanecería en pie o caería a causa del punto de vista que muchos tenían acerca de un individuo. “Las pruebas que vinieron realmente identificaron a aquellos que estaban más interesados en sí mismos como individuos que en llevar las buenas nuevas del reino de Dios a las ovejas dispersas.” La ambición se apoderó de algunos y la rebelión interna sacudió la organización de arriba a abajo. Pronto se hizo evidente una apostasía y algunos abandonaron la organización junto con sus líderes disgustados.

“¡Jesús . . . fué traicionado por uno de los que profesaban amarlo! No es extraño, entonces, que algunos que se hallaban dentro de la congregación moderna siguieran la misma clase de proceder, desbaratando la paz de la familia y amenazando la vida de la organización misma. .. . Dicha división era inevitable en vista de la profecía que dió Jesús de que eliminaría a todos aquellos que no estuvieran verdaderamente interesados en alimentar su rebaño. El prometió volver y sentar a sus siervos a una mesa para que comieran alimento que él mismo serviría. Pero él indicó que algunos de los vigilantes no estarían desempeñando fielmente sus deberes; de hecho, estarían golpeando y maltratando a sus consiervos. A éstos él dijo que los eliminaría y los desecharía.”

Habiendo aguantado con buen éxito los fieles esta lucha interna con una organización unificada “compuesta únicamente de los que eran anuentes, obedientes y fieles,” otra experiencia sacudidora peor había de seguir.

Luego aparece uno de los relatos más asombrosos y dramáticos de los tiempos modernos. Basado en evidencia del Congressional Record y de procesos legales, el autor pone al descubierto una determinación o “conspiración” profundamente arraigada para destruir completamente la obra de los testigos de Jehová. El juicio de los oficiales de la Sociedad, en el cual el autor mismo fué un acusado, y su subsecuente encarcelamiento presentan dos de los más conmovedores capítulos del libro. El que sobrevivieran y al fin fueran exonerados de las acusaciones falsas hechas contra ellos, y el que la obra fuera revivificada y cobrara nueva vida en la actividad de predicación que la sociedad del nuevo mundo hace en todo el mundo son testimonio de la determinación que ha tenido este pequeño grupo de mantener sus principios de adoración y continuar en el trabajo que Dios le ha asignado. La persecución que siguió al renacimiento de la organización, las chusmas, proscripciones, más “agravio bajo forma de ley,” todo sirvió para estimular el tener una organización más estrechamente unida, lo que resultó en un retorno completo a la forma apostólica primitiva de la organización de congregación, a la forma de “gobierno teocrático.”

Entrelazadas en el relato se hallan las creencias, los ideales y el modo de vivir de los testigos de Jehová. El libro contesta muchas preguntas suscitadas acerca de la organización. ¿Por qué van de casa en casa los miembros? ¿Por qué predican a gente de otras fes? ¿Por qué creen ellos que tienen razón y que los demás no tienen razón? ¿Qué es lo que da razón de su celo y entusiasmo? ¿Por qué rehúsan saludar la bandera? ¿Cómo se les sostiene monetariamente? ¿Cómo se les entrena para hacer su trabajo? ¿Qué tienen que ofrecer a la sociedad? ¿Cuál es la influencia que tienen en la gente? ¿Cuál es su futuro?

Dichas preguntas señalan a los puntos que sirven de base al libro Faith on the March. Las respuestas del autor se dan a través de los años de una vida significante y llena de acontecimientos, vivida como se cuenta, sencilla y honradamente. Estas respuestas le han suministrado a él un modo de vivir que lo ha sostenido a través de casi seis décadas de intensa actividad cristiana.

Sea que este libro penetre en la vida de usted y estimule su pensar o no, sea que se lea con intenso interés o sólo hojeando sus páginas, debe demostrar lo que la profunda y permanente fe bíblica puede efectuar cuando se vive plenamente. Revelará cómo dicha fe militante puede producir desde dichos principios pequeños una organización de cristianos que cubre la tierra, no sólo en número, sino también en la actividad de predicación.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *