Historia moderna de los testigos de Jehová – parte 9

LA ATALAYA, 1 DE NOVIEMBRE DE 1955

Parte 9
RESTAURACIÓN DE LOS TESTIGOS DESPUÉS DE LA GUERRA

EL 14 de abril de 1919 fue fijado por la Corte Federal de Apelación del segundo circuito en Nueva York como la fecha para la vista de la apelación de Rutherford y sus siete asociados, y se efectuó ese día ante esa corte. Un mes más tarde (el 14 de mayo de 1919) los fallos erróneos de culpabilidad pronunciados contra ellos el verano anterior quedaron anulados.a (El año siguiente, 5 de mayo de 1920, los ocho hombres fueron completamente exonerados cuando, en corte abierta en Brooklyn, por orden del ministro de justicia, el abogado del gobierno anunció el retiro de la prosecución judicial.)b Un informe sobre la revocación de los fallos injustos por parte de la corte de apelación fue publicado el 15 de mayo de 1919 en la página 1 del Eagle de Brooklyn que se publicaba en aquel entonces:

“Fallo contra los russelistas revocado por apelación : ‘Juicio fué injusto.’ Los jueces Ward, Rogers y Manton de la Corte de Apelación de Circuito de los Estados Unidos para el Distrito Federal de Nueva York hoy revocaron los fallos de culpabilidad contra los líderes del russelismo, quienes fueron pronunciados culpables en junio del año pasado ante el juez Harland B. Howe de Vermont, presidiendo en Brooklyn, de haber conspirado para obstruir la conscripción, de haberse opuesto al enganche y de haber fomentado insurrección e insubordinación entre las fuerzas armadas de la Nación. La decisión sostiene que la actitud del juez Howe fué injusta en su tratamiento de [tres] testigos. . . . Puesto que la decisión sostiene como legítima la pretensión de los russelistas de que su organización, la que prohíbe que sus miembros maten, da derecho a sus miembros a recibir exención de servicio activo con el Ejército, parece muy improbable que los líderes del culto jamás vuelvan a ser enjuiciados. … El juez Martin T. Manton disidió de la opinión de la mayoría, la que fué escrita por el juez Henry G. Ward.”c

Este es el juez Manton, eminente católico romano, quien el 1 de julio de 1918, sin ninguna razón señalada, se negó a dar libertad bajo fianza a Rutherford y sus compañeros, de esa manera sometiéndolos a nueve meses de encarcelación injusta mientras su apelación quedaba pendiente. Este, también, es Manton, a quien el papa de la Ciudad del Vaticano, Pío XI, recompensó más tarde confiriéndole el título de “Caballero de la Orden de San Gregorio el Grande.” Sí, éste es Mantón el “poderoso,” el mismo que, el 3 de junio de 1939, fué humillado y sentenciado a prisión por haber abusado vergonzosamente de su judicatura federal elevada por medio de aceptar sobornos de $186,000 por seis decisiones.d

Tan pronto como consiguieron su libertad en la primavera de 1919, la preocupación principal de los oficiales de la Sociedad Watch Tówer fué la de poner en moción otra vez las ruedas de la organización. La obra de dar testimonio de más de cuatro décadas se había quedado en la inactividad a causa de los golpes externos de Satanás en 1918. Ahora súbitamente vino una liberación para los sobrevivientes purificados de esta época de prueba, la libertad del cautiverio babilónico. Recibieron visiones de una era de nueva actividad intensificada. Había llegado la hora para la construcción de una nueva organización terrenal, una sociedad del Nuevo Mundo, bajo el reino del Dios viviente ya establecido en los cielos. En el centro directivo provisional en Pittsburgo se hicieron planes para abrir de nuevo el centro administrativo en Brooklyn, Nueva York. Esto se realizó para el 1 de octubre de 1919.e Se consiguió nueva propiedad para la fábrica en la avenida Myrtle en Brooklyn. Según el plan, hubo también una gran reunión de todos los testigos sobrevivientes en un banquete espiritual de siete días en Cédar Point, Ohio, del 1 al 7 de septiembre de 1919. Esta resultó ser la más grande asamblea que había celebrado la Sociedad hasta esa fecha, habiendo 6,000 personas en asistencia en las sesiones generales; 200 personas fueron bautizadas y hubo 7,500 concurrentes a la conferencia pública.f En la asamblea se anunció la publicación de una nueva revista, The Golden Age (Luz y Verdad). Su primer número salió el 1 de octubre de 1919.g El servicio de colporteur (precursor) fué revivificado muy pronto, habiendo 150 personas en ese ramo del servicio en la primavera de 1919, y para el otoño había 507 que participaban activamente dedicando todo su tiempo al campo. Se reconstituyó el servicio de peregrinos, enviándose 86 representantes especiales de congregación en congregación para reforzar el contacto entre ellas y las oficinas de administración, para recoger a los que habían sido dispersados debido a la persecución de la guerra y para estimular nuevo entusiasmo. En verdad, habían sobrevivido a los años de crisis.h Sí, durante el año 1919 la obra testimonial una vez muerta pronto fué revivificada bajo la poderosa fuerza activa de Dios, cosa que había de ser fuente de sorpresa a las naciones.—Apo. 11:11.

Con valentía y vigor el resto sobreviviente de testigos ungidos de Jehová emprendió la tarea de restaurar la adoración pura, el cristianismo genuino, que había sido oscurecido por el pensar religioso babilónico y falso desde la muerte del último de los apóstoles, más o menos en el año 100 d. de J.C. Hacía mucho tiempo que el sistema colectivo del clero apóstata de la cristiandad, como el “hombre de iniquidad,” había mantenido a la gente en densas tinieblas. Aunque el pueblo de Jehová desde la década de 1870 hasta 1918 había cambiado paulatinamente mucho de su pensar religioso básico, apartándose de las enseñanzas corruptas de la religión babilónica de las iglesias nominales apóstatas, no obstante todavía estaba restringido en gran parte por los lazos manchados de conceptos y prácticas falsos heredados de las tradiciones paganas adoptadas por la cristiandad. Por ejemplo, hasta y durante el tiempo de sus dificultades en 1918 estos testigos del Dios Altísimo todavía confiaban sobremanera en el llamado “desarrollo de carácter,”i se entregaban a mucha adoración de criaturas,j aceptaban a los gobiernos políticos terrenales como las “autoridades superiores” ordenadas por Dios (Rom. 13:1, NM), y de esa manera estaban sometidos al temor al hombre, especialmente a los gobernantes civiles.k También celebraban algunas fiestas paganas, tales como la Navidad,l usaban el símbolo de la cruz como signo de la devoción cristiana,m tenían el nombre de Jehová en segundo plano, y en asuntos de organización continuaban la práctica del estilo democrático de gobierno congregational local.n Generalmente, cada cual hacía lo que era recto a sus propios ojos. Él recogimiento desde muchas partes de la tierra de los ungidos bajo la Sociedad Watch Tówer en aquellos días resultó en una asociación floja de cristianos que anhelaban restauraciones aun mayores.

En 1919 y después todo esto comenzó a cambiar dando la perspectiva de un futuro brillante y divinamente bendecido. Los testigos ungidos como una comunidad flojamente unida cobraron nueva vida después del golpe casi fatal que habían recibido de los gobiernos gentiles en 1914-1918, los hechos del cual fueron examinados cabalmente en nuestra parte anterior (8) de esta historia. Como una comunidad cristiana restaurada en seguida confesaron sus pecados de haber transigido, también sus manchas de la religión falsa. Se arrepintieron de su proceder anterior, expresaron un deseo de cambiar sus caminos y pidieron el perdón de Jehová en oración. Recordaron los pecados que cometieron como organización, tales como el haber cortado las páginas 247-253 de The Finished Mystery, su séptimo tomo de los Estudios de las Escrituras, para agradar a los que presumían de censores,o The Watch Tower habiendo instado a sus lectores a apartar el 30 de mayo de 1918 como día de oración y súplica tal como el Congreso americano había pedido el 2 de abril que se hiciera y como el presidente Wilson había proclamado el 11 de mayo,p sus actos de felicitar a los gobiernos de este mundo,q y el haberse metido en empresas no religiosas.r Como un cuerpo confesaron: “Hemos pecado juntamente con nuestros padres, hemos obrado iniquidad, hemos cometido maldad.” “¿Quién entregó a Jacob para ser saqueado, y a Israel a los robadores? ¿No fué Jehová, contra quien hemos pecado? porque los suyos no quisieron andar en sus caminos, ni fueron obedientes a su ley.”s (Sal. 106:6; Isa. 42:24) Los artículos conmovedores en la Watch Tower del 1 y 15 de agosto de 1919, intitulados “Benditos son los intrépidos,” soltaron el agarro del “temor al hombre” que tenía restringidos a los del resto fiel y ellos comenzaron a salir como un pueblo perdonado, una organización purificada, una nueva nación librada de la organización del viejo mundo del Diablo. Se regocijaron porque el intervalo breve del desagrado de Jehová había llegado a su fin, porque la ira de él se había apartado de ellos, y porque el servicio que le rindieran a él en el futuro sería aceptable.—Isa. 12:1.

¿Qué predicen proféticamente las Escrituras acerca de este período de restauración? Anteriormente hemos estudiado como Sión, la organización universal de Jehová, sin dolores en cuanto a organización, sin violencia o dificultades, dió a luz, o produjo con éxito en 1914, al Reino de los cielos representado por el hijo varón, un nuevo gobierno incorporado en Cristo Jesús. (Dan. 7:14; Isa. 66:7; Apo. 12:5) Sin embargo, como acto que sigue a este evento la profecía dice que Sión está de parto o ‘sufre dolores’ respecto a las persecuciones, dificultades y dispersión de sus testigos ungidos sobre la tierra (1914-1918) para producir en conexión con ellos una “tierra” y una “nación.” (Isa. 66: 8) La “tierra” producida en “un solo día” de Jehová se refiere a la restauración del puesto libre de los adoradores de Jehová sobre la tierra, para la construcción de una sociedad teocrática del Nuevo Mundo, la que se fundó de esta manera en 1919.t (Isa. 51:16) Una “tierra” o condición o puesto terrestre tiene que tener sus habitantes, y los primeros habitantes de esta nueva situación terrestre, la tierra “Beúla,” fueron los del resto de ungidos del “Israel espiritual” que componen la “nación” santa que fue restaurada a la adoración pura en 1919.u (Isa. 62: 4) Más tarde, extranjeros, los de las “otras ovejas,” habían de ser recogidos a esta nueva “tierra” o situación teocrática. En esta forma una multitud de habitantes de la “nueva tierra” se va desarrollando poco a poco en medio de un viejo mundo corrupto y moribundo.—Isa. 66: 20-22.

Siguiendo a estos nacimientos notables en 1919 de la nueva prole de Sión, la “nación” en la “tierra,” la gran “águila,” Jehová, provee un período literal de 1,260 días para el desarrollo en condición de seguridad, la alimentación espiritual y el robustecimiento de estos nuevos hijos. (Apo. 12: 6,14, NM; Deu. 32:11,12; Exo. 19:4) De modo que por tres años y medio hasta 1922 Jehová dió protección especial a su organización en esta nueva “tierra” teocrática, semejante a la que da un águila. Esto hizo posible que los primeros que llegaron, el resto del Israel espiritual, se establecieran en la nueva tierra teocrática, llegaran a estar alimentados y reconstituidos espiritualmente, y se aclimataran a las condiciones placenteras del favor divino en ella.

En la antigüedad hubo significado profético en la restauración literal del resto de los judíos fieles en 537 a. de J.C., cuando se les trajo de la Babilonia literal y se les restauró como habitantes justos a la “tierra prometida” de Israel donde volvieron a ser, pictóricamente, la “nación santa” de Jehová bajo un sistema de cosas teocrático, reconstruyendo el templo de la adoración pura de Jehováv Así, también, desde 1919 d. de J.C. el resto ungido cristiano se encontró en la tierra “Beúla,” comenzando la obra de restaurar la adoración pura de Jehová.

Lo que había de experimentar ahora el pueblo perdonado de Jehová era semejante a lo que experimentaron los israelitas de la antigüedad cuando el reino teocrático, primero de Saúl y luego de David, fue establecido sobre ellos. Ya no podía ‘cada uno tener la costumbre de hacer lo que era recto a sus propios ojos’ como hacía en los días antes de que hubiera un rey teocrático reinante. (Jue. 21: 25, NM) Ahora que desde 1914 Cristo Jesús estaba gobernando como rey teocrático del reino celestial recientemente nacido, esto significaba que ya no habría una comunidad floja de testigos aquí sobre la tierra. Más bien había de comenzar un nuevo arreglo de organización que sería completamente teocrático, estaría centralizado en el Rey mismo y ligado estrechamente a él en estructura y servicio. Así que en 1919 la restauración de los testigos de Jehová no era una restauración a lo que habían estado gozando por cuarenta años antes de su crisis de 1917-1919. Más bien era una restauración a la organización teocrática tal como ésta existía en los días de la congregación primitiva.

(Continuar a la parte 10)
(ir a la parte anterior)


NOTAS

  1. Rútherford v. United States, 258 F. 855
  2. Watch Tower de 1920, página 162.
  3. W de 1919, pág. 162; Consolation, 6 de septiembre de 1939, págs. 6, 7.
  4. Consolation, 9 de agosto de 1939, págs. 3-6; Times de Nueva York, 21 de enero de 1929; 18 de noviembre de 1946, pág. 23, col. 3.
  5. W de 1919, pág. 283.
  6. W de 1919, págs. 291-297.
  7. W de 1919, págs. 298, 318.
  8. W de 1919, págs. 371-373.
  9. W de 1916, págs. 155-157; W de 1926, págs. 131- 137.
  10. W de 1916, págs. 356-370.
  11. Estudios de las Escrituras (1886), tomo 1, pág. 262.
  12. W de 1919, pág. 31; W de 1946, pág. 361.
  13. W de 1906, pág. 274.
  14. W de 1913, pág. 381.
  15. W de 1918, pág. 77.
  16. W de 1918, pág. 174,
  17. W de 1918, pág. 78.
  18. W de 1900, pág. 64; W de 1911, pág. 178; W de 1920, pág. 226.
  19. W de 1935, pág. 267; W de 1952, págs. 725, 726; Luz, tomo 1, pág. 101.
  20. “New Heavens and a New Earth”, págs. 267, 319.
  21. W de 1925, pág. 71.
  22. Capítulos 1 a 3 de Esdras.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *